Las bolas chinas se han utilizado a lo largo de la historia como un complemento erótico que facilitaba y predisponía a la mujer a la hora de mantener relaciones sexuales.

Actualmente, se continúan utilizando como un complemento o juguete erótico más, aunque los avances en sexualidad y salud sexual las han convertido en un accesorio con fines terapéuticos. De hecho, y aunque en un principio fueron desarrolladas para su uso por mujeres mediante introducción vaginal, los fundamentos terapéuticos en los que incide el uso de bolas chinas también están siendo trasladados a hombres.

Pero... ¿Para que sirven las bolas chinas?

A grandes rasgos y como idea general, las bolas chinas favorecen el desarrollo de la musculatura del suelo pélvico, o músculo pubococcígeo (o pubocoxígeo), con las siguientes ventajas:

Como complemento erótico/sexual, las bolas chinas, también conocidas como bolas de geisha o bolas Ben Wa, estimulan a la mujer y favorecen la lubricación vaginal.


Como usar las bolas chinasEn función del desarrollo muscular pélvico alcanzado, es posible hacer uso de este músculo durante las relaciones sexuales para conseguir orgasmos mucho más intensos, tanto para la mujer como para el hombre. Esto es así debido a que durante el acto sexual, la mujer puede contraer y relajar su musculatura alcanzando diferentes momentos de intensidad sexual. Estos movimientos de contracción y relajación también resultan muy beneficiosos para el hombre, ya que aumentan su sensación de placer.

Como complemento terapéutico, las bolas chinas previenen y mejoran problemas de incontinencia urinaria y facilitan la recuperación post-parto.  

La musculatura del suelo pélvico o músculo pubocoxígeo, es el encargado de controlar la vejiga, por lo que un desarrollo de esta musculatura con bolas chinas nos ayudará a evitar y reducir muchos tipos de problemas relacionados con la incontinencia urinaria.

 

Además, los ejercicios para suelo pélvico aumentan la elasticidad y fuerza de la zona vaginal, mejorando la forma y facilitando la recuperación posterior al parto.

Estos ejercicios para suelo pélvico fueron desarrollados por Arnold Kegel a finales de la década de 1940 y hoy ya son un referente en cuanto a cuidados y salud sexual.

Producto añadido a favoritos

Esta tienda utiliza cookies propias y de terceros con finalidad analítica y/o publicitaria. Consulte aquí nuestra política de cookies.